Consejos para evaluar a los alumnos

La evaluación de estudiante a sido una de las herramientas educativas mas poderosas para promover el aprendizaje, pero esta debe de usarse de manera adecuada. Sin embargo hay diversas maneras de que los estudiantes demuestren sus conocimientos como por ejemplo en un mural, una obra de teatro, un debate, un video de animación y muchas maneras mas.

Hoy en día la tecnología nos facilita de muchas maneras en el proceso de la calificación de nuestros estudiantes, algunas de ellas antes impensables en el aula.

Por ello el día de hoy te presentamos algunos consejos para poder calificar a los estudiantes, estos consejos son para los nuevos o antiguos docentes.



1. No califique todo:

Dependiendo de las expectativas del currículo de su escuela, usted puede estar en posición de determinar qué es y qué no vale la pena incluir en el libro de calificaciones. Usa ese poder. Está bien no calificar una tarea o dar crédito por la participación.

Después de enseñar una lección que requería que los estudiantes completaran varias tareas de escritura, me quejé con un compañero profesor de inglés sobre las horas que había pasado leyendo el trabajo. Se sorprendieron de mis quejas: en lugar de calificar cada tarea, solo calificaron una.

2. Intercambie sus comentarios:

Es tentador pasar una enorme cantidad de tiempo comentando el trabajo de los estudiantes. Y es cierto que los buenos profesores dan buenos comentarios. Sin embargo, está bien no dar retroalimentación a todos los estudiantes en cada tarea.

Me gusta recorrer sistemáticamente a los estudiantes a los que les doy retroalimentación. Para cada tarea que doy a mis cinco secciones de lengua y literatura en inglés de noveno grado, elijo una sola clase para la cual dedicaré más tiempo a escribir comentarios detallados. Para la próxima tarea, elijo una diferente.

3. Haga que los estudiantes califiquen a otros estudiantes:

A veces, los nuevos maestros olvidan el increíble recurso que pueden ser los estudiantes. En lugar de pasar horas calificando el trabajo de sus alumnos, puede pasar 15 minutos de tiempo de clase haciendo que los alumnos se califiquen entre sí.

Es importante abordar los comportamientos esperados como clase antes de permitir que los estudiantes den su opinión a sus compañeros. Dedique tiempo a instruir a sus alumnos sobre lo que es útil, comentarios específicos versus comentarios genéricos o declaraciones que es mejor no decir. Como dijo uno de mis alumnos, es la diferencia entre “¡Eso apesta!” y “Podrías hacerlo mejor si…”. Una vez que tus estudiantes estén listos para evaluarse mutuamente de manera constructiva y amable, déjalos y date un respiro.

4. Usa la tecnología sabiamente:

La tecnología puede hacer que la vida de los maestros sea infinitamente más fácil. Si tiene el equipo disponible, administrar evaluaciones formativas como cuestionarios o boletas de salida a través de Google Forms , Edmodo o Kahoot! puede ahorrarle montones de tiempo de calificación.

Además, puede aliviar la tensión de calificar al brindarles a los estudiantes los recursos tecnológicos para hacer un mejor trabajo. Por ejemplo, regularmente les daré a mis estudiantes la oportunidad de usar sitios web de revisión gramatical como Grammarly o Paper Rater antes de entregar su escritura. Antes de esto, mis alumnos y yo hablamos extensamente sobre las limitaciones de estas herramientas; de vez en cuando, simplemente se equivocan. Una advertencia a este consejo es considerar en qué quiere que sus estudiantes se concentren para una tarea en particular.

Si desea que los estudiantes verifiquen su propia gramática (o la de sus compañeros), es posible que no desee que usen sitios web como estos.



5. No asigne trabajo pesado:

Aunque puede ser tentador asignar actividades de esponja para llenar el tiempo, solo dé a los estudiantes trabajo impactante que desarrolle sus habilidades. Así como quiero usar mi tiempo para calificar las tareas que importan, mis estudiantes quieren completar el trabajo que importa. Al evitar asignar trabajo sin sentido, puede asegurarse de que el tiempo de todos se invierta de manera óptima.

Pregúntese: ¿Esta tarea mejora la lección o la comprensión de la lección por parte de los estudiantes? Si la respuesta es no, tíralo.

6. Use rúbricas:

Las rúbricas pueden ser una herramienta fenomenal al calificar. En lugar de cuestionar su razonamiento para la evaluación de la tarea de cada estudiante, puede quitarle algo de trabajo mental. ¿Hicieron esto? Cheque. ¿Hicieron eso? Cheque. Hará que calificar sea más fácil para usted si les brinda comentarios sólidos que ya ha considerado.

Otra ventaja de esta táctica es que puede dar a sus alumnos la rúbrica incluso antes de que comiencen el trabajo. De esa manera, conocen las expectativas que deben cumplir para tener éxito.

7. Califique siempre que sea posible:

Nosotros, los maestros, conocemos la definición de ocupado mejor que la mayoría. Pero todavía hay momentos en el aula que se pueden aprovechar como tiempo para calificar. Siempre que los estudiantes trabajen de forma independiente, los maestros deben calificar.

Es importante calificar sabiamente: no se siente en su escritorio con la cabeza gacha, completamente inconsciente del salón de clases. En su lugar, encuentre un escritorio abierto, preferiblemente uno al lado de un estudiante que tenga dificultades para concentrarse, y califique allí. Levántese periódicamente para rodear la habitación, preguntar si alguien necesita ayuda o dar instrucciones según sea necesario. Pero use cada parte de su jornada laboral para eliminar la mayor cantidad de calificaciones que pueda.

Formas de demostrar lo aprendido

A continuación te mostramos algunas formas con los que tus estudiantes puedan demostrar lo aprendido.

Presentación. Es una de las herramientas más útiles para que tus alumnos expliquen lo que saben y lo compartan con el resto de los compañeros. Una de las herramientas es Prezi con lo cual los estudiantes pueden realizar sus presentaciones mas didáctica y divertida.

Discurso. Escribir y pronunciar un discurso les sirve para desarrollar las habilidades comunicativas y de expresión, a la vez que muestran lo que saben.



Ilustración. Muy útil para memorizar y plasmar las distintas partes de los seres vivos, del cuerpo humano, de edificios importantes o característicos, escenas de la vida social de cada época… Pueden incluir anotaciones a mano o digitales.

Infografía. En este tipo de gráficos los alumnos pueden explicar de manera visual algunos temas. Se trata de que analicen lo aprendido, lo sinteticen y lo muestren de manera sencilla con datos e imágenes.

Juego. Otra forma de dar cuenta de sus conocimientos es diseñar un juego. Por ejemplo, pueden crear uno tipo Trivial, donde deberán escribir las preguntas y las respuestas.

Blog. Individual o colectivo, las bitácoras permiten a los estudiantes publicar y compartir conocimientos, ideas y opiniones. Mediante esta transmisión de contenidos demuestran sus conocimientos y, a la vez, siguen aprendiendo. Dos de las herramientas más conocidas para crearlos son Blogger y WordPress.

Video (de animación y rodado). El lenguaje audiovisual está muy presente en la vida de los alumnos, pero no tanto en las aulas. Crear un video, grabado o de animación, les permitirá desarrollar su alfabetización audiovisual, expresar lo que saben de una manera distinta, trabajar la competencia digital y la creatividad, y aprender a estructurar y sintetizar la información.

Obra de teatro. Combinar la creatividad y la imaginación que requiere el arte dramático con contenidos curriculares de distintas asignaturas es una manera diferente de aprender que motiva a los alumnos y les permite desarrollar distintas inteligencias.

Mapa conceptual. Es una de las formas más sencillas de saber si tus alumnos han comprendido los temas impartidos en clase, ya que tienen que plasmar todos los contenidos esenciales, estructurarlos y relacionarlos entre sí.

Canción. ¡Qué mejor que la música para motivar a los alumnos y despertar su sensibilidad artística y su oído! Mediante la composición de una canción pueden trabajar, asimilar, y explicar los contenidos estudiados a la vez que trabajan la expresión escrita y las habilidades musicales.

Experimento. Otra idea para asimilar los conocimientos es explicarlos a través de un experimento, ya que de este modo resulta más fácil explicar los conceptos más complejos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.